Pese al desafortunado panorama actual del cáncer, la esperanza de vida de las personas con cáncer de mama va en aumento, gracias a los descubrimientos de nuevos tratamientos. La administración de Vitamina C Inyectable es una de ellas.

En los últimos años, el cáncer de mama ha sido la enfermedad más frecuente y mortal a nivel global. Este padecimiento ocurre casi exclusivamente en las mujeres, pero los hombres también la pueden padecer. De acuerdo con estudios recientes de la Organización Mundial de la Salud, el cáncer de mama está aumentando especialmente en los países en desarrollo, donde en la mayoría de los casos, se diagnostica en una fase avanzada. Una de las razones por las cuales se da este incremento, es el desconocimiento y prejuicios en torno a este tipo de cáncer, pero la ventaja es que hoy en día existe más concientización y soluciones gracias a las campañas para promover los exámenes de detección temprana.

Estas investigaciones científicas han detectado que la mayoría de los cánceres de mama están relacionados a problemas en receptores hormonales, un hallazgo que ha permitido idear nuevas formas de tratamiento más eficaces contra esta enfermedad y sin los efectos perjudiciales de uno de sus tratamientos como la quimioterapia.

Pese al desafortunado panorama actual del cáncer, la esperanza de vida de las personas con cáncer de mama va en aumento, gracias a los descubrimientos de nuevos tratamientos. La administración de Vitamina C es una de ellas, ya que puede sosegar los continuos síntomas que presenta esta enfermedad como cansancio, agotamiento y síndromes relacionados con la fatiga.

Según un estudio presentado por el Instituto para la Investigación Científica de Naturopatía de la Universidad de Colonia en Alemania, se examinó la importancia de la vitamina C en la calidad de vida de los pacientes con cáncer. En este estudio, los datos de 125 pacientes con cáncer de mama fueron evaluados.

A 53 de los pacientes se les aplicó una terapia estándar de la Vitamina C Pascorbin por un tiempo mínimo de 4 semanas. El objetivo era averiguar la tolerancia de la vitamina C y su eficacia en el tratamiento del cáncer.

La evaluación completa de todos los síntomas al tomar la vitamina C fue tolerada, ya que los pacientes indicaron que las molestias relacionadas con la presencia de tumores, se redujeron en un 37% durante la terapia estándar y un 53% durante el post-operatorio. Así mismo, se observaron importantes mejorías en síntomas como náuseas, pérdida de apetito, fatiga, depresiones, trastornos del sueño, mareos y sangrados.

Este esperanzador panorama enseña como la vitamina C brinda nuevas perspectivas a las personas que padecen este tipo de cáncer, ya que esta investigación y pruebas con la vitamina C, mejoró de manera significativa la calidad de vida de los pacientes.